Ojalá femSense hubiese existido antes: la historia de Orla

mamá sonriente con 3 niños lindos con sombreros de capitán en un barco

Hola, mi nombre es Orla y trabajo en el departamento de marketing digital de femSense. Algunas me conoceréis de Instagram, respondo a vuestras preguntas, doy “me gusta” a vuestras fotos, os comento y me inspiro con vuestro contenido. Creo que ha llegado el momento de compartir mi historia con vosotras, de cómo puedo entender las frustraciones que algunas sufrís mes tras mes, las emociones encontradas cuando intentas quedarte embarazada y el motivo por el que ojalá hubiese existido femSense cuando decidí formar mi propia familia. Soy la orgullosa mama de tres chicos maravillosos, que me vuelven loca, me dejan la nevera temblando, ponen la casa patas arriba y me llenan de felicidad todos los días. Siempre quise ser madre y en cuanto nos casamos, nos pusimos a ello. Contaba con que me quedaría embarazada enseguida. Había pasado gran parte de mi vida adulta evitando quedarme embarazada, así que pensaba que lo contrario sería pan comido. Mi ciclo menstrual era bastante regular, pero algo más largo que los consabidos 28 días. Siendo sincera, no me había importado lo más mínimo. Hasta que llegó ese momento. 3 preciosos niños pequeños sentados en una cesta de lavandería

¡Mi marido y yo nos metimos de lleno y con entusiasmo en el proyecto „bebé en marcha”! Los primeros meses disfrutamos muchísimo del proceso, planificábamos nuestras relaciones sexuales en torno a la ovulación, para aumentar así nuestras posibilidades de éxito. Pero pasados 6 meses, todavía no había un bebé en camino y empecé a preguntarme qué estábamos haciendo mal. Pasados 9 meses, estaba convencida de que teníamos un problema y quedarme embarazada empezó a ser una obsesión.
Todo el mundo te aconseja que te relajes, que pienses en otra cosa, que todo llega. Pero no es tan fácil. Cuando decides que quieres tener un bebé, quieres que sea inmediato, y cuanto más tarda en llegar, más se apodera de tu día a día. Empiezas a ver embarazadas por todas partes, todo da vueltas en torno a quedarte embarazada, es una montaña rusa de emociones de la que no puedes bajar. Primero, la decepción de un nuevo test negativo, o la frustración al venirte la regla. Empezar otra vez de nuevo, mantener relaciones sexuales todos los días de la fase fértil, ponerte después de ello boca arriba (si, sucedió realmente) para asegurarte más posibilidades de éxito y la interminable espera las dos semanas siguientes. En esos días crees tener síntomas – he tenido nauseas, mis pechos están más sensibles, tengo un sabor metálico en la boca – y la desolación cuando vuelve a venirte la regla. ¿Qué estoy haciendo mal? Afortunadamente en mi caso, era algo muy simple. Siempre había pensado que ovulaba el día 14 del ciclo. Así lo había aprendido en el colegio, y no había motivo para cuestionarlo. Comenzábamos con nuestro “proyecto bebé” el día 11 del ciclo, para ir a lo seguro. ;-) y así hasta el día 15. Así que a partir del día 16, y por mucho que quisiera a mi marido, yo ya solo quería abrazos.

Después de un año de intentos, decidí consultar a mi ginecóloga. Ella decidió controlar mi ciclo mediante ecografías para saber si realmente ovulaba. Y, sí que lo hacía, pero más tarde de lo que yo pensaba, ya que la duración de mi ciclo era de 32-33 días. Ovulaba en torno al día 18-19, por lo que todos nuestros intentos habían caído en saco roto. Mi fase fértil era 4 días más tarde de lo que yo pensaba. Empezábamos muy pronto y terminábamos antes del comienzo de la fase fértil. ¡En los días clave, solo había abrazos! Un fallo muy básico. Afortunadamente, una vez supimos cuando ovulaba, conseguí enseguida quedarme embarazada. Si femSense objetivo: embarazo hubiese existido entonces, me habría ahorrado muchas decepciones– ¡y dinero tirado en test de embarazo negativos! Ya que la App femSense hubiese detectado mi ovulación y hubiese podido saber que mi fase fértil era más tarde de lo que yo pensaba. Es muy sencillo, si sabes cuándo ovulas, tienes más posibilidades de conseguir tu embarazo de forma más rápida. La primera vez que supe de la existencia del sistema de detección de la ovulación de femSense, tuve muy claro que quería formar parte de su departamento de marketing. Ya que yo lo he vivido en primera persona. Sabía que podía identificarme muy bien con el producto, se lo que se siente. Y como mujer, es un producto que te llena de orgullo, porque viene a facilitarnos la vida, a hacer que el proceso para conseguir el embarazo, sea más sencillo y menos estresante para muchas de nosotras. Puede ser tu primera opción cuando planificas un embarazo, o cuando llevas intentándolo varios meses sin éxito. Puede evitarte costosas consultas médicas o procesos hormonales a lo mejor innecesarios. femSense te ayuda a conocer tu ciclo y detecta tu ovulación. Libre de hormonas, acerca el método sintotérmico a la tecnología del siglo XXI. Es absolutamente preciso y fácil de usar. Aplicas el parche, realizas su lectura una vez al día y esperas a que detecte tu ovulación. No más artilugios caros e invasivos, gráficas frustrantes o hacer pipí en palitos. Toda la suerte para ti en tu camino hacia la maternidad, disfruta de esta fase tan especial de tu vida y nos vemos por Instagram ;-)

Orla


Una foto en la que se puede hacer clic, con un paquete y un sitio que dice “médicamente certificado”. También hay tres puntos que dicen que la detección de la ovulación, más del 93% de precisión, y libre de hormonas